sábado, 27 de marzo de 2010

Un diamante en bruto que sube a escena

http://2.bp.blogspot.com/_Obsfun0tZDU/S61S2x0_rzI/AAAAAAAAQoo/XY-6IQm8Fco/s1600/1178806.jpg
Fuerza Bruta, el espectáculo teatral creado por Diqui James (ex De la Guarda) se presentará de martes a domingo en el Centro Cultural Recoleta
- Foto: Reuters

Se reestrenó Fuerza Bruta, el espectáculo de la compañía de teatro fundada por Diqui James, ex De la Guarda; se presentará en el Centro Cultural Recoleta

Por María Silvina Ajmat
De la redacción de lanacion.com

El juego de sumergirse en el agua con los ojos abiertos y tratar de hablar. El panzazo en la pileta. Lo divertido de correr bajo la lluvia. La belleza del nado sincronizado. Un grupo de chicas que ríen. Ruidos. Colores.

Estas son sólo algunas de las imágenes que se suceden en Fuerza Bruta, cuando una inmensa y transparente pileta se convierte en un escenario flotante, y cinco actrices comienzan a jugar, entre un charco gigante de agua movediza y luces de colores. Visto desde abajo, parece que el espectador se sumergió en el fondo del mar y, desde allí, mira la superficie.

De repente, se desata la locura. Golpes. Ritmo. Cuerpos cayendo como bólidos. Puños cerrados. Ira.

"Nosotros no contamos una historia lineal. Es un relato emocional, donde queremos dirigirnos al cuerpo. No nos interesa la parte intelectual del arte", explica Diqui James, fundador de Fuerza Bruta , un grupo que, muy influenciado por De la Guarda (también creado por James), rompió con todas las convenciones del teatro tradicional. Sí, del teatro. Porque lo que presenta Fuerza Bruta es un espectáculo teatral. "Esto es teatro porque tiene todos los elementos que tiene el teatro: actores, acción, espectadores, ocurre en vivo", sostiene James. Y se detiene a pensar cómo definir ese acontecimiento casi mágico que se quedó en las retinas de todos los que lo vieron. "Es como un milagro", sonríe satisfecho.

Se trata de una obra en que el texto está ausente, y la dramaturgia está construida a partir de una partitura de acciones y formas, que junto a objetos diversos crean efectos visuales y sonoros muy sensibles. La idea es desencadenar emociones en el espectador. "A mí, la palabra idea no me representa. Este espectáculo no me sale de la mente. Me sale del cuerpo y de la emoción", corrige.

"Todo esto salió de un galpón. Eramos un grupo de cuatro chicos y nos juntábamos con el director para ver qué es lo que él quería", explica Laura Mesigos, una de las actrices que trabaja con Diqui desde 2001, y asegura conocer muy bien su estilo. "El es un genio", dice con admiración. "Te tira una sensación física o una emoción y te sube arriba de una máquina", cuenta divertida. "Lo que vieron empezó siendo algo muy distinto. Vamos jugando y se van descartando cosas hasta llegar a la escena".

Tras recorrer el mundo, está más que probado que este teatro donde lo lúdico cobra sentido en su máxima expresión, gusta. Fue aplaudido desde Taipei hasta Edimburgo y siempre a sala llena. En cada ciudad que pisa, Fuerza Bruta se convierte en un acontecimiento de público conocimiento. Los medios se ocupan de ellos, y el boca en boca ya está instalado.

Incluso en una ocasión, ya habiendo arrasado en el off Broadway , el grupo fue contratado para entrenar a las chicas del famoso reality estadounidense American Next Top Model, para treparse a la pileta flotante y crear imágenes corporales innovadoras desde ella, siempre, claro está, para ser tomadas por el ojo de la cámara fotográfica pertinente.

http://1.bp.blogspot.com/_Obsfun0tZDU/S61T71PWvlI/AAAAAAAAQow/Il0aQf0gOOw/s1600/1178807.jpg

Tan real como tu perro

La esencia de este espectáculo radica en el intercambio físico entre el espectador y el actor. Mientras en el teatro clásico el público permanece sentado en la platea y se limita a observar en silencio (aunque no por eso es pasivo) y entrar en el juego que implica creer la convención de que un sillón representa un living, en la propuesta de Diqui James, la base es que no haya convención. "Todo lo que pasa acá es tan real como tu perro", repite ante todos los que lo quieran escuchar. "Nada es un decorado porque todo lo que hay está involucrado en la acción. No hay ninguna convención teatral", insiste el director.

Así, el espectador no tiene más que dejarse invadir por ese espectáculo. Y si los actores lo agarran y lo zamarrean, tiene tres opciones: dejarse llevar, apartarse o huir. "He visto gente ciega disfrutando el espectáculo. Habrá otros que querrán irse, y está bien", explica.

En un lugar donde todo es provocación, el público se desconcierta y las reacciones ante el espectáculo son diversas. Cuando una pileta gigante baja desde el techo hasta rozar las cabezas de quienes, atónitos, la ven caer, nadie sabe si apartarse, quedarse, cubrirse o detener la caída sosteniendo el objeto con las manos. "Es un hecho colectivo. Se vive como un hecho social, porque te afecta lo que le pasa al resto", define el director.

Con calma y elocuencia, Diqui quiere transmitir su visión del teatro. "El sentido queda para quien lo ve. Nosotros decimos que Fuerza Bruta es antes de la palabra y de la acción. Es la fuerza en bruto, es previo. A vos te pasa algo y después la pensás".

Los dispositivos que se ponen en juego para lograr esos "efectos especiales" no son del otro mundo. Según James, armar este espectáculo consiste en aprovechar materiales de otros ámbitos, motores y probar.

"La primera vez que probamos lo de la pileta no lo podía creer. Era mucho más de lo que me imaginaba, como un milagro", relata extasiado. Y lo que se ve en la puesta es un momento creativo que parece primitivo, pero cuya poética derrocha belleza. Tal vez, ese sea el sentido. "Agua, una chica, un plástico, luz, música y, de repente, es una bomba".

Fuente: La Nación

No hay comentarios: