domingo, 30 de mayo de 2010

"Toto" Castiñeiras es el clown argentino de "Quidam"

“Toto” tiene a su cargo el segmento humorístico del espectáculo, que próximanente se estrenará en nuestro país

CIRQUE DU SOLEIL

Oriundo de Mar del Plata, tiene a su cargo el segmento humorístico del espectáculo

Con enorme trayectoria sobre sus espaldas, el clown argentino "Toto" Castiñeiras podrá mostrarle al público local lo que hace en el Cirque du Soleil cuando se estrene en Buenos Aires el show "Quidam".

Castiñeiras es uno de los integrantes de un staff que incluye artistas de 15 nacionalidades y que lo tiene como orgulloso representante del arte circense argentino. Este marplatense, radicado en Buenos Aires, tiene a su cargo el costado humorístico de la obra, segmento que habitualmente está entre los más importantes de cada puesta de la compañía canadiense.

"Mi número tiene un humor más de comedia física y no tan de clown tradicional. Me gusta meterme y armo una comedia, dentro de lo que es el Cirque du Soleil, un poco más ácida, de contacto más con lo real", explicó el actor, que hace seis años forma parte del grupo de circo moderno.

PUNTO DE ENCUENTRO

La conexión de Castiñeiras con la compañía se dio de un modo totalmente inesperado. "Estaba haciendo un espectáculo en 1999 en Recoleta y se me presentó un grupo de casting del Cirque, que había venido a ver cómo estaba el tema del circo y del clown en Buenos Aires. Me dijeron que mi trabajo les interesaba y si podían filmarme. Y después de una semana me mandan un mail de Montreal, diciéndome que estaba seleccionado y que en cualquier momento me podía llegar una propuesta de trabajo", relató el clown.

La llamada desde Canadá llegó en 2004, cuando los responsables de la compañía le pidieron que creara un número para "Quidam", un show al que calificó de "más oscuro" que anteriores espectáculos.

"Los otros son más coloridos y amanerados. Este es mucho más caminado, en contacto con la gente. Igual sigue estando el maquillaje y el vestuario y la puesta, pero apunta a otro lugar", explicó.

Además, Castiñeiras es uno de los pocos artistas que trabaja en el Cirque du Soleil que ingresó en la compañía con una experiencia previa, debido a que casi todos los especialistas en acrobacias, contorsionismo y demás disciplinas comenzaron su carrera en el grupo de muy jóvenes.

PISANDO LA TIERRA

"Entrar formado me dio un conocimiento del mundo y de lo que es la vida real. De lo que es tener que estar preocupado por pagar un impuesto o cubrir el alquiler. A mí esas cosas me ayudaron, estaba bien sobre mis pies, sabía qué decisiones tomar, qué hacer. Los clowns que van al circo tienen formada una estructura artística y de humor muy definidas. Entonces eso me salvó en un montón de cosas. Yo sabía que era actor, que era payaso. Más allá de que la rutina me diera miedo sabía que la iba a poder resolverlo", reveló.

Además, y aprovechando su paso por Buenos Aires con "Quidam", Castiñeiras realizó en el Teatro Metropolitan una serie de funciones de su unipersonal "Finimondo". El clown indicó que regresará a dicha sala el 28 de junio -una vez finalizada la temporada local del show del Cirque du Soleil- para realizar cuatro actuaciones adicionales.

Fuente: El Día