sábado, 30 de enero de 2010

Salpicado

Un inocente tour por Puerto Madero recuerda mujeres históricas de Argentina. Los nombres y las biografías, para iniciarse en las historias escondidas.

Por Guadalupe Treibel

Una vez al mes, un tour citadino abre las puertas de sus combis y da cita en el teatro Avenida para arrancar los motores. El plan es bien sencillo: una pasadita por el Colón y ¡zas! panzada de Puerto Madero. “Empezamos hace dos años, el Día de la Mujer 2008”, cuenta Sebastián Cabral, guía a cargo de la recorrida que reúne calles y monumentos para recordar nombres y anécdotas de señoras-de-armas-tomar. “Todas rupturistas”, asegura el muchacho detrás del megáfono. Es que, bajo el nombre “Mujeres Argentinas”, el circuito dispara –a diestra y siniestra– un pantallazo general (con bio y color) de Victoria Ocampo, Eva Perón, Carola Lorenzini, Mariquita Sánchez de Thompson, Petrona Eyle, Alicia Moreau de Justo, Encarnación Ezcurra, entre otras.

“La historia de la mujer siempre quedó relegada de los manuales de los colegios. Es bueno contar casos que sirvan para desnaturalizar el estado actual y evidenciar el terreno ganado, mostrar que –durante el siglo XX– el género femenino comienza a escapar de las reglas sociales impuestas”, argumenta el didáctico Cabral, con próxima salida organizada para el domingo 27 de febrero.

Sobre la primera parada –el Colón–, el guía (fanático de saber dónde-está-parado) explica: “Además de ser un atractivo en sí mismo, sirve de excusa para hablar de dos mujeres que tuvieron sus encontronazos. En primera instancia, la escritora e intelectual Victoria Ocampo, mujer de vanguardia de las artes, que en la década del ‘30 estuvo a cargo de los actos del teatro. En segundo lugar, Eva Perón, que oficializó su relación con Juan Domingo en ese mismo espacio”.

Acto seguido, el oasis de nombres propios: Puerto Madero, donde en 1995 una ordenanza de la Comisión de Nomenclatura Urbana propuso un rastreo de personajes femeninos representativos para darles mención a las calles del barrio. “Se desciende en el Puente de la Mujer, en el Dique Tres, y recibe el cartel de Alicia Moreau de Justo, feminista, socialista de cuna, una de las primeras médicas del país a la que sus compañeros escupían por querer estudiar. Luchó por los derechos humanos, impulsó el sufragio femenino y el reconocimiento por la igualdad”, recrea Cabral.

En el pastiche loco, siguen la fundadora de Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, la feminista y pionera en la lucha contra la trata de blancas Petrona Eyle, la “heroína de la Santa Federación” Encarnación Ezcurra (“creadora del ‘castigo de la mazorca’ para los morosos”), la docente Olga Cossettini (“inventora de la famosa tarea a domicilio para que padres e hijos se involucraran juntos en el estudio”), entre otras, con una mención especial para la artista Lola Mora, con café temático propio y reconocidísima escultura en los pagos: “La Fuente de las Nereidas con su Venus en la punta sirve para pensar la idea de belleza de principios del siglo XX y el cambio actual. En el momento de su inauguración fue totalmente controversial, por la sensualidad de la mujer y los tritones de torsos desnudos que la rodean. Tal es así que, aunque iba a ser ubicada en Plaza de Mayo, cambió de locación a Alem y Sarmiento y, al cabo de un año, por las repetidas protestas, se la situó en Puerto Madero, que en aquel entonces era una zona de pescadores, centralmente masculina”, relata Cabral.

A los dos nombres que cierran el tour corresponden las historias “que más gustan”, en palabras del guía, las más pedidas y festejadas: la cantante tehuelche-mapuche Aimé Painé y la aviadora Carola Lorenzini. “Painé fue la última princesa mapuche, precursora de los derechos indígenas, que con un canto folklórico muy propio luchó por su pueblo hasta el último día de su vida. Era ella la que siempre decía que recordar la historia era recobrar la identidad”, cuenta el guía y, luego, explica sobre Lorenzini: “Fue la primera aviadora en cruzar el Río de la Plata sin brújula y unir Buenos Aires con Carmelo, Uruguay”.

Así, entre dato de color y columna central de un barrio y un recorte, las tres horas de y media de “Mujeres Argentinas” sirven para iniciarse en un primer aproximamiento a la historia de género. Profundizar va por cuenta propia.

El tour “Mujeres Argentinas” sale $ 28 y se toma con reservas. Más información en www.ayresviajes.com.ar o llamando al 4383-9188.

Fuente: Página 12