miércoles, 27 de enero de 2010

Roman Polanski lleva al cine la obra teatral del momento

"Un dios salvaje", de Yasmina Reza, es el nuevo proyecto del realizador, quien en febrero estrenará "The ghost writer".

Eduardo Miranda

Es el montaje más exitoso de los últimos tres años, y su historia ha impactado en los epicentros teatrales más importantes del mundo. "Un dios salvaje", la última creación de la dramaturga francesa Yasmina Reza, podría replicar su golpe en la pantalla grande, porque el realizador Roman Polanski la transformará en película.

El director polaco de 76 años cumple arresto domiciliario en la ciudad suiza de Gstaad por un caso de 1977, cuando fue acusado de violar a una menor de 13 años. Pese a su complicada situación legal, Polanski ha seguido trabajando en sus proyectos y en febrero estrenará su nueva película "The ghost writer", en el Festival de Cine de Berlín. Según sus cercanos, el filme que lo uniría con la escritora francesa podría ver la luz en 2011.

"Un dios salvaje", cuyo título original es "Le dieu du carnage", se estrenó en diciembre de 2006 en la ciudad de Zürich, donde la habría visto Polanski. En 2008 el montaje llegó a Londres protagonizada por Ralph Fiennes, y se llevó el premio Lawrence Olivier a la Mejor Comedia. El año pasado fue el turno de Broadway, con Jeff Daniels, James Gandolfini y Marcia Gay Harden, y la producción se adjudicó tres premios Tony. También debutó en español, en Madrid, con Maribel Verdú y Aitana Sánchez Gijón.

La historia de "Un dios salvaje" fue calificada como "un verdadero hit", por la revista The Hollywood Reporter. Presenta a dos matrimonios que se reúnen para conversar sobre una pelea que protagonizaron sus respectivos hijos. A medida que avanza la reunión, los cuatro personajes van mostrando sus verdaderas intenciones y se presentan como seres crueles que llegan a un final inesperado. "Esta obra es re heavy y requiere encontrar la propia violencia. Es exorcizante venir a sacar la violencia al escenario, pero terminamos muy agotados", ha dicho la actriz Florencia Peña, quien está montando la obra en Argentina.

Fuente: El Mercurio