viernes, 29 de enero de 2010

“Me gusta esa cosa de jugar con la sonoridad de cada palabra”

A las 21.30, en Ciudad Vieja de La Plata

Fabio Cadore se refirió a su producción musical Lúdico Navegante

Lúdico Navegante es la primera producción discográfica de Fabio Cadore, este joven artista brasileño que con tan sólo 25 años se ha convertido en una revelación de la música carioca. Este cantante, compositor, instrumentista y arreglador, vuelve esta noche a las 21.30 a la ciudad de La Plata. Subirá al escenario de Ciudad Vieja (17 y 71), luego de la presentación oficial realizada a mitad de año en el país.

Juan Pablo Di Leone (flauta), Ana Archetti (teclado y voz), Marcos Archetti (bajo) y Tiki Canter (batería), son los músicos que acompañarán esta noche al artista paulista para ofrecer un sinfín de ritmos basados en candombes, merengues y compases batuqueros.

Lúdico Navegante se compone de doce tracks que rondan la “fusión de ritmos brasileros principalmente con jazz y con mezclas de zambas y pop, entre otras cosas- confesó a Diagonales Cadore-. En el disco hay una formación instrumental muy variada, la mayoría de los temas son con batería, bajo, piano; pero algunos de los temas son con cuerdas, arreglos de guitarras. También tengo algunos arreglos con vientos”.

Lanzado en abril del 2008, el álbum llamó la atención de la crítica especializada con “buenas melodías y letras que retratan escenas cotidianas, hablando de política y sociedad”, según el periodista Beto Feitosa. Ya el periodista André Domingues había resaltado el “buen gusto melódico y armónico, tributario directo de la valerosa estirpe de Djavan, João Bosco, Edu Lobo y otros cultores de líneas sinuosas e imprevisibles”.

–¿A qué se debe el nombre Lúdico Navegante?

–Cuando comencé a componer los temas, el primero que surgió de este disco fue “Lúdico Navegante”, y fue justamente en un master class. A partir de allí comencé a componer más seriamente, con más dedicación. Mientras tanto, fui creando temas hasta llegar al décimo segundo. Había una unidad ahí que era importante registrar. En Lúdico Navegante, trato temas relacionados a lo cotidiano pero también me gusta esa cosa lúdica. Esa cosa lúdica de jugar con la sonoridad de las palabras, caminos armónicos que me gustan un poco diferentes, normales. Yo creo que es eso.

–Las letras hablan de lo que es la cuestión política y social.

–Nunca haciendo publicidad política, crítica como anarquista, criticando esa cosa social que es un tema que me gusta mucho. Creo que hay al menos tres o cuatro temas del disco que tratan un poco de esa cuestión social, que es, por lo menos, lo que sucede en San Pablo, el lugar donde vivo.
Una particularidad de los show de Fabio Cadore es que se presenta con músicos originarios de los lugares en donde ofrece el espectáculo. En su última exhibición en La Plata, lo acompañaron Guido Martínez, Cristina Faiat, y Albert Torres.

–¿No se complica trabajar con músicos en distintos lugares del mundo?

–En verdad, como soy arreglador también me gusta. La primera vez que hice este tipo de presentación no sabía cómo resultaría. Después de esa experiencia, y ahora, estoy viendo que es una cosa que me gusta mucho. Justamente como soy arreglador, voy presentando las grabaciones, las partituras a los músicos y voy explicando y armando la función. Veo que los músicos se suman entusiasmados a lo que hacemos. Hago un blues con batería que son típicos de allá, sumado con alguna cosa más folclórica, más argentina.

A pesar de que podría haber elegido un solo rol para brillar, en cuanto a músico, arreglador o compositor, prefirió mostrarse por entero y correr riesgos. Porque con su bella voz y un repertorio muy bien seleccionado podría hacer surgir a un intérprete, pero nació un nuevo cantor en el país de las cantoras.

Su historia musical empezó a los 6 años, cuando aprendió a tocar guitarra solo. Desde entonces no paró más. Antes de dedicarse totalmente a la música popular y especializarse en canto y composición, estudió guitarra erudita durante años, lo que depuró su técnica y la sonoridad que hace que el instrumento suene mejor.

A los 13, entró en un conservatorio para estudiar música clásica y participó de la Camerata Bella (orquesta de jóvenes guitarristas) dando conciertos en todo el estado de Sao Paulo. Años más tarde se graduó en música popular brasileña y en jazz.

Cadore hace el puente entre lo erudito y lo popular con sutileza y sensibilidad. Para reverenciar estos detalles y transitar por el universo de la música instrumental brasileña, masterizó Lúdico Navegante al lado de André Geraissati, uno de los músicos que más se preocupan con la técnica y el lenguaje musical de la guitarra. Ese trabajo de estreno también cuenta con la participación especial del cantor y compositor Filó Machado y de la cantora Karina Ninni.

Fuente: DiagonalesJustificar a ambos lados